¿Cuándo hay que hacer un lavado de raíces?

UTILIZANDO AGUA OSMOTIZADA:

Debido a que la concentración inicial de sales del agua osmotizada es muy baja estas no se acumularán en el sistema. Gracias a la ferti-calculadora se aporta un equilibrio ideal de sales a la solución nutritiva, que son alimento para las plantas en concentración ideal para cada fase del cultivo. Como consecuencia las plantas absorberán la mayoría de estos nutrientes (sales) sin que se acumulen restos indeseados y no es necesario hacer ningún lavado de raíces hasta la semana 5ª o 6ª.

Para mantener el equilibrio nutricional solo es necesario controlar la EC del agua del tanque y mantenerla dentro de los parámetros recomendados. Para ello usa la ferti-calculadora y añade la cantidad de fertilizante recomendada cada vez que sea necesario; en caso de necesitar bajar la EC añade solo agua y estabiliza el pH cuando esta supere los limites recomendados, el equilibrio de nutrientes se mantiene.

AGUA CON UNA EC SUPERIOR A 0,3 (agua del grifo):

 Si es este tu caso, debes entender que el agua del grifo contiene una serie de sales que no controlamos ni sabemos que sales son, al estar cultivando en un sistema con recirculación, el agua sobrante es recogida en un tanque para volver a ponerla a disposición de las plantas, conforme a los ciclos de riego programados. Estas recirculaciones harán que las plantas tomen las sales que nosotros hemos aportado, pero hay una gran parte de sales que ya contiene el agua y que seguramente las plantas no estén tomando, por lo que hay un desequilibrio. Esto hará que progresivamente la cantidad de sales que nosotros no hemos aportado (procedente de agua del grifo) sea mayor a la cantidad de sales que nosotros estamos aportando produciendo una acumulación de sales que las plantas no pueden absorber.

MEJOR MOMENTO PARA HACER UNA LAVADO DE RAÍCES  

  1. Hacer lavados de raíces de forma periódica.
  2. Si observas la siguiente situación: Se añaden agua y nutrientes al tanque y al día siguiente la EC sube considerablemente, se añade agua para bajar la EC y dejarla dentro de los parámetros recomendados y al día siguiente la EC vuelve a subir.

Cuando la situación B ocurre durante varios días consecutivos, significa que las plantas incorporan todas las sales aportadas con la ayuda de la ferti-calculadora, pero no consiguen absorber las sales que ya contenía el agua (porque no necesitan esas sales para crecer), esto hace que las plantas solo tomen agua y que las sales se acumulen. La acumulación hace que la EC permanezca siempre alta incluso añadiendo solo agua al tanque. En esta ocasión es necesario hacer un lavado de raíces para bajar la concentración de las sales añadiendo agua de la mejor calidad posible, a la que se le pueda añadir fertilizante.